La comida prehispánica en México: pasado y presente

Hace 500 años, cuando los españoles llegaron a Tenochtitlan, se asombraron por la cantidad y riqueza de los vegetales e ingredientes que circulaban en los mercados y tianguis de la ciudad. Los mexicas, quienes dominaban Mesoamérica, concentraban materias primas de diferentes regiones como Oaxaca, Tabasco y Michoacán.

Es por eso que, aún después de la Conquista, los españoles adoptaron estos ingredientes y técnicas e incluso los llevaron a Europa. En la Nueva España, mientras se daba el mestizaje racial, también ocurría un mestizaje cultural en el cual los sabores de dos mundos se encontraron para dar origen a la gastronomía mexicana.

Así, platillos que ya existían como el chile relleno de jumiles fueron modificados para incluir carne de res o queso, ingredientes de Europa. En estos tiempos de experimentación nacieron también platillos complejos como el mole que hoy son emblemáticos de la cocina mexicana.

El caso de la gastronomía de México es excepcional. La cocina prehispánica, que ya era rica y fascinante, se mezcló con la europea y del torbellino de este encuentro nacieron los sabores, aromas y texturas que hoy se sirven en hogares y restaurantes del país.

Te invitamos a vivir una experiencia culinaria muy mexicana este fin de semana en Casa Fusión. Algunos de los platillos que podrás probar son:

Albóndigas de pepita, hoja de chaya y caldillo de jitomate
Gorditas de maíz de flor de calabaza
Tostadas de salpicón de venado
Barbacoa en salsa verde con chinicuiles
Pambazos de suadero, pastor, arrachera y bistec
Tamales de tepezcuintle en salsa guajillo
Jabalí en Chirmole
Cochinita Pibil
Escamoles
Chinicuiles
Tantarrias
Chicatana

Compartir esta nota
  , , ,